Asegura tu casa

casaLo que debes saber al arrendar tu patrimonio

Compraste una casa, y también con tu esfuerzo adquiriste un seguro para tu patrimonio, ya que el costo de las eventualidades en muchas ocasiones se ven disminuidas cuando estás asegurado. Por alguna razón debes rentarla, y deseas cancelar ese seguro. Aguarda, antes de tomar una decisión —como dueño del inmueble—, considera circunstancias como: a quién tendrías como inquilino, cuánto vas a cobrar de renta, cómo te pagarían y cada cuándo. Además existen otros elementos que no se pueden omitir al tomar este tipo de decisiones. Te mostramos algunas acciones para cuidar tu patrimonio.

Leer más...

¿Casa propia?

casaDe acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), únicamente el 4.5% de las viviendas en nuestro país cuentan con un seguro de hogar, sin estar vinculado al crédito hipotecario. Significa que son pocos los que una vez recorrido el largo camino y llegado a la meta de finiquitar su crédito hipotecario, se preocupan por proteger lo que ahora sí es suyo. ¡Error! Es hora de asegurar el patrimonio que tanto trabajo te costó conseguir. Tienes la opción de proteger: el edificio (estructura física de la vivienda) y/o tus pertenencias (bienes muebles y utensilios).

¿Ante cuáles riesgos puedes cubrir tu hogar?

• Terremoto y/o erupción volcánica: ampara los daños materiales directos causados por terremoto y/o erupción volcánica.

• Robo y/o asalto: de objetos y menaje de tu hogar.

• Rotura de cristales: interiores o exteriores (aún decorativos o utilizados como cubiertas).

• Joyería: te protege contra robo de joyas, orfebrería, relojes y pieles que se encuentren dentro del inmueble asegurado.

• Equipo electrónico: asegura los daños o pérdidas materiales que sufra el equipo electrónico, propio de una casa habitación.

Leer más...

Asegura tus pagos

casaTe has puesto a pensar qué pasaría si durante la vida de tu crédito hipotecario, llegaras a fallecer, te quedaras sin empleo o algún desastre natural dañara tu casa?

Si perdieras tu empleo y sin un seguro de por medio, comenzarías a tener problemas para pagar tus mensualidades y se incrementaría mes a mes tu deuda, incluso podrías perder tu casa. Si llegaras a faltar, la deuda pendiente del crédito la tendría que pagar tu obligado solidario, tu esposa o tus hijos. En caso de algún desastre natural, los daños causados a la vivienda los tendrías que absorber tú.

Leer más...