jovenesHaz cuentas y sigue estos tips para ahorrar

Sin importar la universidad a la que asistas o la carrera que curses, habrás notado que ser estudiante universitario no es nada fácil, sobre todo para lidiar además de los exámenes y tareas complicadas, con una economía limitada.

Como estudiante también debes afrontar una serie de gastos: comprar libros, sacar fotocopias, transporte, comida, de vez en cuando comprar algo de ropa, zapatos o bien, pagar renta, o salir con tus amigos, entre otros.

La situación se complica si decides ir a estudiar a una universidad en otro estado del país y más si para sostener tus estudios tienes que trabajar.

 

La planeación de tus recursos, por tanto, tiene que ser efectiva; debes tomar en cuenta la etapa de vida en la que te encuentras y las necesidades específicas que tienes.

Tómalo con calma y haz como dice el refrán: “al mal tiempo buena cara”, la universidad puede ser una buena oportunidad para que aprendas a administrar tus recursos y ¿por qué no?, para comenzar a poner en orden tus finanzas personales.

Ten presente que todo cuesta dinero en esta vida, hay gastos que pueden ser mayores o menores y tú como universitario, no estás exento. Si quieres salir bien librado en esta etapa, sigue las siguientes recomendaciones.

Lo primero que tienes que hacer cada que obtengas tus recursos, es armar un presupuesto, así como tener la decisión de no gastar de más, sobre todo en cosas que no te sean prioritarias, por ejemplo:

  • La comida chatarra que consumes mientras estudias.
  • Las salidas a comer con los amigos.
  • Los cafés entre clase y clase.
  • Ir al cine cada semana.
  • Refrescos y golosinas.

A todos esos les llamamos gastos hormiga; son cosas en las que terminas gastando mucho más de lo que crees.

Si bien es complicado eliminar este tipo de gastos, sí es posible reducirlos, por el bien de tu bolsillo y salud.

También puedes empezar por revisar cuánto gastas a la semana desayunando o comiendo en la cafetería de tu escuela, o en algún restaurante, verifica cuánto podrían mejorar tus finanzas si preparas la comida en casa.

Te recomendamos lo siguiente:

  • Intenta levantarte un poco más temprano y prepárate un desayuno. Con esto evitarás gastar en los alimentos de la mañana.
  • Ahorra en tus bebidas y comidas, para lograrlo compra recipientes en los que puedas llevar agua, café y comida.
  • Si eres foráneo, puedes juntarte con amigos o roommies para cocinar en sus casas y así reducir gastos.

 

1. Ahorra en libros de texto

Usualmente este es uno de los gastos más fuertes al inicio del semestre, sin embargo pueden existir otras opciones más económicas en la cuales podrás ahorrar unos pesos.

Checa estos tips:

  • Date un tiempo para comparar precios de los libros que vas a comprar. Puedes checar directamente en las librerías o en plataformas por internet.
  • Opta por libros usados, o puedes comprárselos a los alumnos de semestres avanzados, ellos pueden vendértelos a precios accesibles.
  • También está la posibilidad de solicitarlos en la biblioteca de tu universidad.

 

2. El transporte juega un papel importante

No es necesario que tengas un coche para llegar a la universidad e impresionar a tus amigos, recuerda que tener uno aunque puede resultar cómodo o de gran utilidad, es también caro. Toma en cuenta los gastos de gasolina, seguro y mantenimiento.

Si la distancia te lo permite, valora la opción de ir en bicicleta o caminando a la universidad, en su caso, opta por el transporte público.

Recuerda que ser universitario puede darte beneficios. Investiga si en tu ciudad existen descuentos en el trasporte público por ser estudiante, tramítalos y úsalos.

 

3. Gastos de vivienda

Para los estudiantes foráneos, rentar una casa, un departamento o una habitación es sin duda un gran problema para sus finanzas. En el caso de una casa o una habitación hay que considerar además los servicios básicos de electricidad, internet, agua y gas.

Quizá consideres la posibilidad de rentar con roomies o amigos. Es probable que generes un ahorro, pero también estarás aceptando una serie de responsabilidades, por ello, te recomendamos que desde un inicio establezcas reglas y acuerdos para evitar malos entendidos.

 

4. Gastos médicos

Los gastos médicos de un estudiante universitario no pueden quedar de lado. Aun cuando recibas el apoyo de tus padres, siempre debes tener en cuenta que puedes enfrentar una emergencia. Te recomendamos ahorrar algo de recursos para cualquier imprevisto médico.

Checa también dónde hay algún consultorio o clínica cercana de donde vives, así evitarás algún traslado costoso. Recuerda que por más joven que seas, no estás exento de enfermedades.

 

5. El esparcimiento es parte de la vida universitaria

Esta es la categoría en la que puedes gastar más dinero de lo que piensas. Te recomendamos que gastes sólo lo que puedas pagar. Apóyate en los siguientes consejos:       

  • Elabora un presupuesto en el cual incluyas lo que vayas a consumir.
  • Reduce tus salidas y busca opciones gratis o de bajo costo, como eventos de conciertos musicales, teatro, arte, cultura, entre otras.
  • Para que tus amigos y tú tengan un gasto menor a la hora de salir, es una opción viable pagar la cuenta entre todos para disminuir gastos.

La plataforma Dada Room, dio a conocer información en la que se establece cuánto cuesta ser universitario en 15 ciudades principales del país. Elaboró el presupuesto mensual que necesita un estudiante para vivir. Aquí te dejamos algunos datos.

 

 

jovenes1

 

 

 

jovenes2

Descarga el pdf de este artículo, da clic aquí