Search

Cuidado con la “cuesta de enero”

cuestaEste 2017 toma el control de tus finanzas

El mes de diciembre se asocia siempre con la alegría de las fiestas navideñas, los regalos y el aguinaldo, pero desafortunadamente también está ligado a la triste “cuesta de enero”, que muchas personas padecen cuando no hacen un manejo adecuado de sus finanzas.

Si tú como la mayoría de la población, cuentas este fin de año con ingresos adicionales como aguinaldo, fondo de ahorro o bonos, puedes caer con gran facilidad en la tentación de gastar de más y provocar un desbalance en tus finanzas personales no sólo para enero, sino por varios meses más.

Ahora bien, si a lo largo del año y especialmente en el último mes, tuviste un buen manejo de tus recursos, realizaste consumos inteligentes, te olvidaste de las compras compulsivas y reservaste una parte de tus ingresos al ahorro, seguramente la “cuesta de enero” no te costará ni representará problema alguno.

Y es que administrar tus recursos no significa que esté prohibido darte un “gusto” o cancelar los festejos con los amigos y la familia, el secreto reside en no dejarte llevar por el impulso de las compras decembrinas y tirar por la borda el esfuerzo de todo un año de trabajo.

La principal recomendación de los especialistas es partir de una planeación en la que establezcas a cuánto ascienden tus ingresos y cuáles son tus gastos, a fin de conocer cuál es tu margen de maniobra y destinarlo a los regalos y la celebración.

 

Si tu objetivo es tomar el control de tus finanzas e iniciar el 2017 con el pie derecho, en Proteja su Dinero te damos algunos tips que te pueden servir:cuesta1

Reserva una parte de tu aguinaldo para saldar tus deudas. Ello te quitará un peso de encima y te permitirá disponer al 100% de tus ingresos futuros. Es recomendable liquidar primero aquellas deudas de las que puedas salir más rápido.

Compara antes de comprar. Esta práctica te puede dejar muy buenos dividendos, si dedicas el tiempo necesario para revisar en diversos establecimientos el precio de un mismo producto y lo adquieres en aquel que ofrezca el menor costo.

Evita dar el “tarjetazo”. Recuerda que las tarjetas de crédito NO son una extensión de tus ingresos, úsalas con responsabilidad y no comprometas tus recursos futuros.

Prepárate para el 2018. Destina un monto determinado de dinero cada mes a fin de estar listo para los gastos de las fiestas navideñas. Aprovecha las rebajas que las tiendas realizan a lo largo del año para adquirir los presentes que regalarás a amigos y familiares, con ello evitarás las compras de pánico y hacer un gasto excesivo a solo unos días de fin de año.      

Posterga tus compras. En la medida de lo posible evita grandes compras en diciembre, a menos que sea algo realmente necesario o que no se pueda posponer, como las cenas de navidad o fin de año. Generalmente, al arrancar el año la mayoría de las tiendas inician su temporada de descuentos y rebajas. Si está en tus planes renovar tu guardarropa, esa será la mejor oportunidad de aprovechar las ofertas que en algunas tiendas llegan hasta el 70 por ciento. 

Haz una lista de ingresos y gastos. Comienza por identificar el total de ingresos que percibirás en esta temporada y posteriormente registra los gastos que tienes previstos durante el mes. Poner en papel todos los recursos que percibes y en qué lo gastas, te permitirá tener claro a dónde se va tu dinero y recortar aquellos gastos superfluos que afectan tus finanzas personales.

Cuida tu capacidad de endeudamiento.Si bien la temporada decembrina nos brinda la posibilidad de regalar a otros e incluso a nosotros mismos, debes evitar contraer deudas que puedan comprometer tu estabilidad financiera a lo largo del año; los especialistas recomiendan no destinar más del 30% de tu ingreso mensual al pago de las deudas.

Paga tu tarjeta de crédito en lugar de incrementar tu deuda. Si tienes un saldo significativo en tu plástico, la llegada del aguinaldo es una oportunidad para dejarlo en ceros e iniciar el año sin arrastrar compromisos.

Empeñar debe ser tu última opción. Si a pesar de todo lo anterior, te ves en la necesidad de recurrir a una casa de empeño para sortear la difícil “cuesta de enero”, te sugerimos verificar la seguridad del establecimiento en el que dejarás tus prendas y confirmar que el contrato esté registrado ante la Profeco*. Generalmente el crédito de estos negocios suele ser el más caro del mercado, incluso por encima de las Instituciones Financieras, por lo que es conveniente que a la brevedad recuperes tus prendas.

 

Si ya decidiste empeñar:cuesta2

  • Ten presente que si bien en estos sitios el acceso al efectivo es muy sencillo, también es muy caro, ya que la tasa anual puede llegar a ser mayor al 150%.
  • Antes de empeñar es importante que consideres tu capacidad de pago para la recuperación de tus bienes, ya que si cumplido el plazo de desempeño no has pagado el monto de tu deuda, la empresa pondrá tu prenda a la venta, a fin de recuperar la suma del préstamo.
  • Es recomendable que previo a empeñar tus bienes, acudas a varios establecimientos para comparar cómo funciona cada uno y qué condiciones de préstamo te ofrece, con esto podrás elegir la que cumpla con tus necesidades.
  • Una vez elegida la casa de empeño, consulta el Costo Anual Total (CAT) del préstamo, que es la medida estandarizada del costo de financiamiento expresado en términos porcentuales anuales, que incorpora la totalidad de los costos y gastos inherentes a los créditos que otorgan las instituciones. 
  • Al igual que en las instituciones bancarias, la tasa de interés del préstamo varía de acuerdo con los servicios que presta cada casa de empeño, como: almacenaje, seguro contra robo y percance, etc.
  • No hagas operaciones con “coyotes”, pues aunque estas personas que están en las afueras de las casas de empeño ofrecen montos mayores de préstamo, generalmente se trata de engaños.

cuesta4 

 

*Para saber si una casa de empeño tiene o no registrados sus contratos de adhesión ante la Profeco, puedes consultar: www.burocomercial.profeco.gob.mx

Descarga el pdf de este artículo, da clic aquí