Search

Ante el robo de identidad…

rateroAsegura, protege y denuncia

Clemente, dedicado al cultivo toda su vida, administra su pequeño negocio que con mucho esfuerzo ha hecho crecer. Con ayuda de la familia, trabajo y esfuerzo ha ganado lo suficiente para reinvertir y dar el salto como productor, por lo que buscó un financiamiento que le recomendaron en el banco.

Tras haber llenado los registros correspondientes le dan una noticia desagradable: no le pueden otorgar un crédito puesto que está endeudado con uno previo por la cantidad de 300 mil pesos que no ha pagado, razón por la cual está reportado en el “Buró de Crédito”.

 

 

¿Cómo pudieron hacerse pasar por él?

Lejano a la ficción, este tipo de “noticias” que reciben algunos usuarios de servicios financieros, lesionan su economía al ser vulnerados en sus datos personales, cuentas bancarias y por ende en su patrimonio. Este tipo de delitos suelen ser silenciosos y cuando el usuario se da cuenta, a veces el daño ya está hecho.

Recordemos que la delincuencia se las ingenia o repite patrones de robo muy similares; hemos escuchado historias como las de fraude con “viajes económicos”, premios como autos o casas, únicamente por demostrar que tienes una tarjeta y proporcionar tus datos. Pero ahora van más allá, pues además de conseguir timarte, utilizan tus datos personales para “convertirse” en ti y hacer más acciones que perjudiquen tu economía.

seguro

¿Qué se puede hacer?

Robar tu identidad es muy fácil, pues los ladrones, a veces no te amenazan, simplemente dejan que les entregues toda la información que quieren saber, tratando de ganar tu confianza y esperando que te descuides. No desatiendas los detalles.

 

Primera acción: asegura

Actas de nacimiento, credenciales de elector, recibos telefónicos, estados de cuenta del banco o cualquier documento donde aparezcan tus datos personales, o revelen incluso cuáles son tus deudas, cuánto pagas o percibes por tu trabajo, o a qué lugares has viajado; pueden ser susceptibles de robo.

Si has perdido alguna de tus identificaciones, denuncia ante alguna autoridad y tramita una reposición. No las dejes al alcance de cualquier persona y si te piden copia, pregunta a dónde van tus datos; empresas y gobierno deben tener un aviso de privacidad que asegure su adecuado manejo. No te quedes con la duda y pregunta.

 

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI),inai

es la autoridad que garantiza la protección de tus datos y que no se haga mal uso de los mismos. ifai.org.mx

Los recibos telefónicos o estados de cuenta bancarios indebidamente desechados, pueden ayudar a que gente mal intencionada se haga pasar por ti. Asegúrate de guardarlos bien, pues te pueden servir para hacer alguna aclaración en el futuro. Si ya son muy viejos (más de 5 años), destrúyelos completamente. Recuerda: ASEGURA tu identidad y ten cuidado con quienes compartes tu información personal.

 

Segunda acción: protege

Hoy en día es común comprar en internet, pero debes estar atento porque es fácil obtener los datos de tus tarjetas de crédito o débito. Por la comodidad que representa, a veces no notamos que pueden ser vulnerados. Fíjate bien:

cuadro

 

No TODOS los procesos de compra son iguales, algunos son más vulnerables que otros. Sólo tienes que estar atento, verificar si la página es auténtica, consultar las opiniones de usuarios, incluso en medios de comunicación puedes verificar noticias sobre la seguridad de ciertos sitios. Afortunadamente hay mucha información que está a la mano en internet para saber la reputación de diferentes compañías y cómo reconocer páginas falsas.

Para evitar que alguien tome tus datos bancarios no es necesario esconder las tarjetas, SÓLO CUÍDALAS, no las pierdas de vista, no aceptes que extraños las manipulen de ninguna manera, si no hay terminales punto de venta cerca del lugar donde estás pagando, acompaña a la persona que te cobra para ver qué hace con tu tarjeta.

Otros lugares donde puedes hacer operaciones financieras, son en los corresponsales bancarios, por ejemplo las tiendas de conveniencia. Es folderimportante que no facilites tu Número de Identificación Personal (NIP) a la persona que te atienda o alguien de la fila que pretenda ayudarte. Recuerda que es información que pueden utilizar para perjudicar tus finanzas. Si haces una operación bancaria, siempre pide el comprobante para cualquier queja o aclaración.

Proteger tus datos financieros, es más fácil de lo que crees, la clave está en no compartir con cualquiera datos que pudieran servir para dañar tus cuentas y patrimonio.

 

Tercera: denuncia

Si desafortunadamente ya han hecho mal uso de tu identidad, inmediatamente debes denunciar y darle seguimiento para que no te siga afectando. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), te recomienda que en el caso de las identificaciones, levantes un acta ante el Ministerio Público e informes a las instituciones a las que pertenecen tus documentos, por ejemplo: IMSS, ISSSTE, INE, Relaciones exteriores, entre otros.

En el caso de servicios financieros, puedes denunciar en la Condusef, donde se te ayudará a presentar la reclamación si has sufrido de robo de identidad. De proceder tu queja se te ayudará a bloquear tu Reporte de Crédito Especial y se te brindará asesoría para realizar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público. Ponte en contacto con la institución o establecimiento donde hayas sufrido la afectación para comunicar lo sucedido y procedan para que no abusen más en tu nombre. En el caso de que haya algo anormal en tus cuentas bancarias, solicita tu Reporte de Crédito Especial, si existe alguna anomalía, notifica de la situación a tu Sociedad de Información Crediticia (SIC).escudo

Denunciar es muy importante, con ello la Condusef y las autoridades competentes de acuerdo a tu caso podrán actuar mejor para ayudarte.

El robo de identidad tiene muchas caras, cierra el camino a la delincuencia, recuerda que en algunas ocasiones ellos esperan un descuido que nos puede costar más que el nombre.

Descarga el pdf de este artículo, da clic aquí