Search

Regreso a clases

escuela¿Estás preparado?

Como cada año, el regreso a clases es una de las temporadas en las que se compromete una gran parte del presupuesto familiar. Después de los gastos de las vacaciones otro golpe a tu bolsillo es la compra de todo lo necesario para el nuevo ciclo escolar.
Antes de solicitar un crédito, es importante que tomes algunas medidas para que no pongas en riesgo tu patrimonio. Pon mucha atención:

 

Lápiz y papel
Planea con anticipación. Antes de comprar todo lo que tienes en mente, consigue la lista de útiles y uniformes escolares. Esto te permitirá conocer a detalle lo que tus hijos necesitan, también podrás verificar si existe algo que puedan reutilizar como: tijeras, mochilas, loncheras, calculadoras, etc., recuerda que no todo debe ser nuevo. Y sobre todo para comparar precios, marcas y calidad de productos con diferentes proveedores.

El tiempo marca la diferencia
Sabemos que al finalizar un ciclo escolar, en lo que menos se quiere pensar es en el regreso a la escuela, solo toma en cuenta que entre más se aproxime la fecha de inicio a clases, los costos suelen elevarse debido a la demanda en estos artículos.

En algunas localidades del país y delegaciones de la Ciudad de México se llevan a cabo ferias de útiles escolares, organizadas por la PROFECO. En ellas se ofertan materiales y uniformes a bajo costo. Te invitamos a estar pendiente de la publicación en www.gob.mx/profeco, para conocer las fechas y ubicación de la que se encuentre más cercana a tu domicilio.

El beneficio del ahorro
Si fomentas en tus hijos el cuidado de sus útiles escolares, para el próximo ciclo escolar podrías ahorrarte algunos pesos. Enséñales que el dinero que tienes para comprarles lo que más les gusta, se obtiene a base de trabajo y esfuerzo.
También debes considerar que durante el ciclo escolar se pueden presentar algunos gastos extras como: regularizaciones, actividades deportivas o artísticas, excursiones, paseos, entre otras. Por lo que es bueno que cuentes con un ahorro de emergencia, para solventar estos gastos y no desequilibrar tus finanzas.

No más de lo necesario
Si los gastos de vacaciones fueron más de lo planeado y no cuentas con solvencia económica, una buena opción es comprar únicamente lo indispensable (libros, cuadernos y uniformes) y esperar unas semanas más para realizar las compras que te falten. De esta forma evitarás pedir prestado o adquirir un crédito de último momento, además semanas después del inicio de clases los precios suelen disminuir.

Por otro lado, tener la opción de pedir un crédito, te da flexibilidad financiera para amortiguar tus gastos, pero a pesar de ser una gran herramienta financiera, si no cuentas con la capacidad para pagarlo, puede traerte varios problemas. Por eso es importante que lo utilices con responsabilidad e inteligencia para que no expongas tu economía.

Crédito de nómina y personal
Al adquirir un crédito de nómina, se toma como garantía el salario que recibes como trabajador, éste es depositado en tu cuenta corriente y para obtenerlo no se necesita tener un aval, ya que las Instituciones Financieras cuentan con el respaldo de tus ingresos.

Tarjeta de crédito
Este medio de pago te permite realizar compras en establecimientos comerciales sin tener que liquidarlo en su totalidad al momento de adquirirlo, gracias a que es un crédito revolvente. Esto se refiere que al usarla, te vales de la línea de crédito otorgada por la Institución Financiera y la recuperas conforme vas pagando.

Antes de adquirir un crédito, pregúntate, ¿se trata de un gasto imprevisto que no puede esperar?, si es así y además no existe otra opción para satisfacer esta necesidad, opta por adquirir uno. Solo recuerda acudir a una Institución Financiera debidamente autorizada, y considera cuestiones como: el monto de crédito, plazo, monto a pagar, tasa de interés, Costo Anual Total (CAT) y las comisiones.

En Proteja su Dinero, nos dimos a la tarea de realizar un ejercicio, tomando en cuenta el desembolso promedio de 5 mil pesos por estudiante1 en nivel básico. Dicho gasto varía ligeramente en función al nivel académico, siendo preescolar en donde se gasta menos, fijate bien:

escuela1

escuela2

Para realizar este ejercicio con otros créditos, visita www.gob.mx/condusef, en el apartado de Acciones y Programas, se encuentran los diferentes Simuladores y Calculadoras que pueden ayudarte a tomar una decisión más informada.


Un crédito NO contribuye a tu economía si:

• Lo usas como una extensión de tu salario, es decir para tapar aquellos baches financieros dentro de tu presupuesto familiar. 

• Lo destinas al consumo, adquiriendo bienes y servicios no duraderos. En el caso de útiles escolares, primero, evalúa si lo que vas adquirir para tus hijos, va a durar más tiempo de lo que será usado.
• Adquieres bienes y servicios que no necesitas como: la tablet del momento o el celular que está de moda.
• Abusas de las promociones a meses sin intereses. Haz cuentas, suma la cantidad fija de todas tus compras que deberás pagar cada mes para no generar intereses.

Asegura su educación
Si quieres que tus hijos puedan continuar su educación y no verte siempre presionado, puedes considerar la opción de contratar un seguro educativo. Es un producto financiero donde pagas una cantidad mensual, trimestral, semestral o anual, para que al momento de que ellos cumplan 15, 18 o 22 años, reciban la suma asegurada que les permitirá continuar sus estudios de nivel superior.
Recuerda que la educación es uno de los mejores legados que pueden recibir, además de que una buena formación académica les abre paso para un mejor futuro dentro del mercado laboral.
Si decides contratar este producto, lee cuidadosamente las condiciones generales, no te quedes con dudas. Recuerda que es muy importante verificar que la aseguradora esté debidamente autorizada. Además compara el costo y los beneficios. Elige la opción que mejor se adecue a tus necesidades.

Descarga el pdf de este artículo, da clic aquí